Cómo cuidar a los más chicos en el auto

Tan solo una frenada brusca puede causar graves lesiones en los niños si viajan desabrochados en el auto. Es por esto que, el uso de sillitas bien colocadas y ajustadas al vehículo reduce los daños e incluso en ocasiones pueden evitar la muerte. Por esta razón, consultamos a los especialistas de Gulf Oil, que nos brindaron los siguientes consejos:
* Las sillitas, butacas, boosters o huevitos, se diferencian no sólo en tamaño sino en la forma en que se instalan y en la manera en la que sujetan al niño, con arnés o cinturón de seguridad de acuerdo al peso y edad del menor. Según un informe del Programa de Evaluación de Sistemas de Retención Infantil (Persi) en Latinoamérica la mayoría de las sillas para niños se rompen ante impactos, por lo que es fundamental ser precavidos a la hora de colocarlas en el auto.
* Debido a los posibles impactos laterales, la zona más segura para llevar a un niño es la butaca central trasera. Lo ideal es que esté atado con los cinturones inerciales de tres puntos. Sin embargo, en ese sector, la mayoría de los autos cuenta con un cinturón que dificulta que la butaca infantil quede perfectamente abrochada y hace que la butaca detrás del acompañante se convierta en la parte más segura para el menor.
*La silla tiene que quedar perfectamente atada a la butaca del auto para eliminar todo tipo de movimiento entre ambos, tanto para los costados como para arriba.
* Para prevenir una lesión cervical, el cambio de sillita a un amoldador debe analizarse solo cuando la altura del niño permita la correcta sujeción con el cinturón de seguridad.
* La banda diagonal del cinturón nunca debe estar por encima del cuello y la horizontal debe ajustarse lo más bajo posible sobre la cadera.
* Para poder ajustar el cinturón de seguridad a la sillita correctamente se deben seguir las instrucciones de quien la fabricó.
* El sistema de retención infantil deben ser acorde a la altura y al peso del bebé.
* La silla debe ir a contramarcha para que este más protegido si hay un accidente.
* Cuando hay que hacer trayectos cortos, muchas veces los bebés no lo soportan y empiezan los gritos y llantos. Los padres para intentar calmarlo, lo traen consigo al asiento delantero pensando que el trayecto es corto y de poca duración. Ante esta situación, es fundamental recordar y entender que no importa cuán largo sea el recorrido, el peligro siempre está latente.

Asesoramiento: Gulf Oil, www.gulfoil.com.ar

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*