Cómo manejar la ansiedad durante el embarazo

Es una etapa crucial en la vida de las mujeres que conlleva nuevas emociones y, sobre todo, cambios en el cuerpo y en la mente. De la misma manera, también pueden aparecer temores, estrés y ansiedad. Es por eso que los ejercicios de relajación y meditación, y algunas posturas específicas de yoga son de gran ayuda para transitar los nueves meses de espera.

Primer trimestre: En cada etapa del embarazo surgen nuevas sensaciones. En el primer trimestre, aparecen los primeros cambios hormonales, por lo cual no es descabellado sentir náuseas por la mañana, ardor de estómago o mayor cansancio. La meditación puede ser de gran ayuda en este tiempo, pues contribuye a subir el nivel de energía (prana) y el entusiasmo. También es una etapa para eliminar la comida chatarra y comer alimentos saludables, ricos en proteínas y vitaminas. Además, es una buena opción escuchar música suave como los mantras y mirar películas placenteras, ya que impactarán directamente en el sistema nervioso del feto.

Segundo trimestre: El bebé empieza a moverse en la panza, por lo cual son más comunes las tormentas de emociones y los altibajos. La recomendación es meditar en pareja, teniendo en cuenta que la contención del marido es clave ante los cambios de humor de la mujer.
Ahora que el bebé está desarrollando los sentidos y puede sentir todas las emociones de la madre, la meditación Sahaj Samadhi (con mantra) es clave en este período. Meditar hasta tres o cuatro veces por día es una buena medida. Incluso se pueden probar algunas posturas de yoga, como la del gato, que permiten lidiar con los síntomas del embarazo. En este caso, consultar previamente a un especialista.

Tercer trimestre: Para los últimos meses, es posible que las mujeres sientan un poco de incomodidad debido al aumento de peso e incluso dolores de espalda, además del estiramiento en la zona de la pelvis. La meditación no sólo relaja la mente y las tensiones, sino que también alivia al cuerpo y reduce la presión en la columna. Es muy aconsejable hacer las prácticas de respiración.

La directora de El Arte de Vivir en Argentina, Beatriz Goyoaga, sostiene que el bienestar de la madre se traduce al hijo instantáneamente: “Ya desde el comienzo, los padres pueden colaborar a que el bebé no absorba estrés y no sea infeliz. Los bebés pasan desde la concepción hasta el día del nacimiento en estado de samadhi o ecuanimidad, es decir, sin preocupaciones, en un estado meditativo, que sólo se altera por el estrés de los padres, sus peleas y miedos”. Y agrega: “Muchos creen que la meditación es un mito y no entienden cómo puede afectarlos a ambos. Nuestra labor no es sólo hacer feliz a la mamá, sino que el bebé pueda sostener la sonrisa y la inocencia durante sus primeros años de vida”.

Algunos tips a tener en cuenta:

*Reservate un tiempo diario en la agenda. Es preferible meditar en el mismo momento todos los días: a la mañana, antes de comer o al atardecer.

*Elegí un lugar tranquilo y cómodo, donde no te vayan a molestar.

*Si sentís ansiedad en otro momento del día, sentate por unos pocos minutos a meditar y observa tu respiración.

*Cerrá los ojos mientras escuchás mantras o música instrumental. La meditación ocurre espontáneamente.

Beneficios de la respiración y la meditación:

– Favorece el desarrollo y crecimiento del bebé con armonía.

– Elimina el estrés y la ansiedad.

– Eleva tu energía y la del bebé.

– Elimina miedos y tensiones.

– Ayuda a descansar mejor, elimina el insomnio.

– Relaja, fortalece y prepara el cuerpo para el momento del parto, ayudando a disminuir las tensiones y controlar el dolor.

– Elimina angustias y posibles depresiones.

– Ayuda a la conexión íntima y especial con el bebé.

Fuente: Fundación El Arte de Vivir, www.artofliving.org

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*