Qué hacer con los chicos durante un viaje largo

Estamos en plena temporada de vacaciones, tiempo en el cual miles de familias viajan para descansar y renovar energías para empezar un nuevo año. Al emprender un viaje largo con chicos es importante tener en cuenta la duración del mismo, las edades de los niños, su motivación para realizar ese viaje y también la motivación de los adultos para viajar con los niños. Para que el viaje sea llevadero es recomendable elegir y preparar los juegos para que los chicos se entretengan en el camino. Dependiendo de las edades, los tiempos de atención hacia los juegos irán variando por eso es importante contar con una amplia selección.

Las recomendaciones generales del viaje dependen del medio de transporte y las edades: Si se trata de niños entre 0 y 1 ½ año es fundamental considerar el bienestar vinculado al confort físico y al descanso necesario; llevar ropa cómoda; tener varias mudas para poder cambiarlos; aprovechar los estímulos que el viaje mismo genera; ayudarlos a poder “ensimismarse” y cuidarse de hiperestimularlos.

Entre el año y medio y los 3 años: demás de lo anteriormente mencionado, hay que considerar la necesidad de los chicos de querer moverse y trasladarse que a esa edad se incrementa. Es beneficioso para los niños poder bajar, si viajan en auto, durante 15 minutos cada dos horas; si viajan en tren poder recorrer los vagones; en cuanto a los viajes en avión y/o micro suelen ser especialmente complicados para los niños en esa edad. Si es por elección no suelen ser la opción más recomendada, si es por necesidad, habrá que sumar la imaginación para poder crear “mundos acordes para los chicos”, mediante cuentos breves, dibujos, y todo lo que la paciencia e imaginación del adulto permita. En estos casos es una exigencia para el adulto que suele requerir un asesoramiento y/o una preparación previa significativa.

Entre los 3 y los 6 años:
podemos sumar el valor agregado que tienen los relatos por “capítulos” en los cuales ellos también puedan sentirse partícipes de cómo se van desencadenando.

Entre los 6 y los 9 años: es propicio incluir el relato de cuentos en los cuales puedan sentirse protagonistas. Juegos con palabras, colores, números, suelen ser recomendados en esta etapa.

Entre los 9 y los 12 años: el valor que tienen las canciones y la participación activa de los niños en la construcción de ellas es fundamental. Si viajan en grupo con otros pares suelen ser interesantes los juegos en los cuales se incluye lo que van viendo en el paisaje, si es que el viaje lo permite. Es importante también considerar los intereses particulares de cada niño para poder aprovechar ese tiempo, no solo como algo para tolerar sino como una oportunidad para conocerlo y/o desarrollar algún tema que luego del viaje pueda continuar.

Asesoramiento: Dra. Edith Vega (MN 14363). Psicóloga de Fundación Hospitalaria- Fundación Aigle, Av. Cramer 4601. Tel 4704-2300, www.fh.org.ar

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*